Jerry Fingal
Los estudiantes trabajan juntos en un proyecto.

El mundo digital está evolucionando rápidamente y también la forma en que educamos a los estudiantes sobre cómo navegarlo. Durante más de una década, la ciudadanía digital se ha centrado principalmente en lo que no se debe hacer: no comparta sus contraseñas, no robe la propiedad intelectual de otros, no publique ni comparta contenido inapropiado en las redes sociales.

Pero es hora de repensar ese enfoque, dice el CEO de ISTE, Richard Culatta.

"Con demasiada frecuencia, la ciudadanía digital se enseña de manera negativa - Aquí está la lista de todas las cosas que no debe hacer en línea. Y aunque aprecio la intención detrás de las campañas contra el ciberacoso, no enseñamos otras cosas como "anti" en las escuelas. Quiero decir, no tenemos campañas contra el analfabetismo. - Enseñamos a los niños a amar a leer. La ciudadanía digital no debe ser una lista de cosas que no se deben hacer, sino una lista de cosas que se deben hacer ".

La otra forma en que necesitamos evolucionar nuestro pensamiento, dice Culatta, es reconociendo que las habilidades requeridas para prosperar como ciudadano digital van más allá de la seguridad en línea. Incluyen reconocer hechos de ficción en línea, usar tecnología para participar en acciones cívicas y ser respetuosos con las personas con puntos de vista diferentes a los nuestros.

"Estas son habilidades que los estudiantes tampoco están aprendiendo al observar a los adultos a su alrededor", dice Culatta. "Y entonces debemos desafiarnos a nosotros mismos para hacerlo mejor".

Es por eso que ISTE se ha asociado con algunas organizaciones de ideas afines para redefinir la ciudadanía digital. Esta coalición ha lanzado una campaña internacional DigCitCommit para familiarizar a los estudiantes, educadores y sus comunidades con las cinco competencias de la ciudadanía digital.

Mire el video a continuación y luego comprométase con las cinco competencias de ciudadanía digital.


Las cinco competencias de la ciudadanía digital.

Inclusivo:

Estoy abierto a escuchar y reconocer respetuosamente múltiples puntos de vista, y me relaciono con otros en línea con respeto y empatía.

Informado:

Evalúo la precisión, la perspectiva y la validez de los medios digitales y las publicaciones sociales.

Comprometido:

Utilizo tecnología y canales digitales para la participación cívica, para resolver problemas y ser una fuerza para el bien en las comunidades físicas y virtuales.

Equilibrado:

Tomo decisiones informadas sobre cómo priorizar mi tiempo y actividades en línea y fuera de ella.

Alerta:

Soy consciente de mis acciones en línea y sé cómo estar seguro y crear espacios seguros para otros en línea.

Como educador, aquí hay tres cosas que puede hacer hoy:

Nueva llamada a la acción