Liz Kolb
6 formas de ayudar a los estudiantes a administrar sus teléfonos inteligentes

Ayudar a los estudiantes a manejar el uso de teléfonos inteligentes puede no ser el tipo de asignatura que las escuelas deberían enseñar. Pero dado el uso generalizado del teléfono celular entre los adolescentes y la amplitud con que los dispositivos afectan el rendimiento académico, la salud mental y el bienestar emocional de un adolescente, no es una mala idea incluir consejos de administración de teléfonos celulares en las discusiones y conversaciones de los estudiantes.

Gestionar la vida digital de forma segura, legal y ética es un componente clave de la ESTÁNDARES ISTE PARA ESTUDIANTESy ayudar a los estudiantes a aprender este concepto es una competencia incorporada en el ESTÁNDARES ISTE PARA DOCENTES.

Estos son algunos consejos para ayudar a los adolescentes a aprender las reglas del uso apropiado del teléfono celular:

Fomente la conversación de persona a persona. Recuerde a los estudiantes que se hablen entre sí en lugar de enviar mensajes de texto a través de la mesa. Esto ayuda a desarrollar empatía y aumenta su capacidad para concentrarse o prestar atención a una cosa. De hecho, 43 por ciento de los adolescentes Ojalá se desenchufar más a menudo y 45 por ciento se frustra cuando sus amigos están enviando mensajes de texto mientras intentan hablar con ellos.

Desaliente a los estudiantes de preguntar a "Siri" por la respuesta. Pida a los estudiantes que resuelvan el problema primero, y luego utilicen su teléfono celular para verificar las respuestas o preguntar a un amigo cómo obtuvieron la respuesta. Esto fomenta el pensamiento crítico y la colaboración sobre el consumo de respuestas.

Anime a los estudiantes a guardar los teléfonos en la mesa del almuerzo. Sugiera que hagan un pacto con los amigos para que la primera persona que tome su dispositivo tenga que deshacerse del almuerzo.

Enseñe a los estudiantes a soportar una situación incómoda o aburrida sin usar sus teléfonos. Los teléfonos pueden convertirse en una muleta. Sugiera que luchen contra este hábito encontrando otras formas de pasar el tiempo. Mientras esperan en la fila, pueden leer un libro, hacer una lista de tareas o conversar con la persona que está a su lado.

Advierta a los estudiantes que guarden el teléfono cuando su estado de ánimo se oscurezca. Si los estudiantes comienzan a sentirse solos, ansiosos o deprimidos, dígales que apaguen sus dispositivos y encuentren a un amigo o adulto con quien hablar en persona.

Aliente a los estudiantes a tomar horas 24 para responder a un mensaje o mensaje incómodo. Los estudiantes pueden escribir una respuesta a un texto, correo electrónico o publicación incómodos, pero no enviarlos. En cambio, espere 24 horas y vuelva a leer su respuesta, haciéndose algunas preguntas: ¿Es esto algo que contribuirá a mi huella positiva? ¿Es esto algo que me enorgullecería tener como parte de mi registro permanente? ¿Debería hablar con la persona cara a cara?

El estándar ciudadano dentro de la ESTÁNDARES ISTE PARA DOCENTES instruye a los maestros para guiar a los estudiantes en prácticas seguras, legales y éticas. La tutoría no significa quitar los teléfonos. Se trata de ayudar a los estudiantes a navegar el terreno digital y encontrar un equilibrio saludable.

Liz Kolb es profesora clínica asociada en la Universidad de Michigan en Ann Arbor. Es autora de los libros de ISTE. Aprendiendo Primero, Tecnología Segundo (2017), Juguetes para herramientas: conectar los teléfonos celulares de los estudiantes a la educación (2008), y Teléfonos celulares en el aula: una guía práctica para el educador K-12 (2011). Ha publicado numerosos artículos y capítulos de libros sobre nuevas tecnologías y educación en publicaciones destacadas, como Education Leadership, Scholastic, Edutopia y el ISTE Blog. Liz es una ex maestra de estudios sociales y tecnología informática que pasó cuatro años como coordinadora de tecnología y especialista en integración en Ohio.

Nueva llamada a la acción