Jenny Nash
Convertir codificadores en pensadores computacionales.

Innovator Solutions destaca las contribuciones de patrocinadores corporativos y anunciantes que representan a organizaciones educativas, empresas, organismos de formulación de políticas y otras personas influyentes dedicadas a transformar la educación.

En medio del ajetreo sobre el hecho de llevar la codificación a las aulas, muchos maestros se detienen a considerar los beneficios que aporta a sus alumnos y cómo desean que los alumnos experimenten la codificación.

¿Por qué codificar? ¿Y por qué ahora? Muchos de nosotros responderíamos rápidamente que aprender a codificar es una habilidad necesaria en el mundo de hoy con la gran cantidad de herramientas tecnológicas disponibles. Sin embargo, es un poco más difícil definir por qué o cómo es aplicable en nuestras vidas diarias.

Como educador, pregúntese: ¿Cuáles son las habilidades subyacentes que la codificación enseña a los estudiantes? ¿Cuáles son los resultados de aprendizaje que queremos para los estudiantes como resultado de llevar la codificación al aula?

La informática es más que una simple codificación. Pensar como un científico informático implica más habilidades que solo poder escribir código. Los educadores necesitan que los estudiantes aporten su creatividad y capacidad de pensar en colaboración a un problema para resolverlo. La computadora no resolverá problemas sin un humano primero trabajando a través de cómo abordar el problema.

El Estándares 2016 ISTE para estudiantes define el objetivo para los pensadores computacionales como "los estudiantes desarrollan y emplean estrategias para comprender y resolver problemas de manera que aprovechen el poder de los métodos tecnológicos para desarrollar y probar soluciones". Para que los estudiantes se conviertan en pensadores computacionales, deben desarrollar sus habilidades en esta área.

LEGO Education considera el pensamiento computacional como una habilidad fundamental del pensamiento analítico que ayudará a los estudiantes a resolver problemas a través de la informática y las aplicaciones informáticas. Los estudiantes deben aprender no solo a abordar y resolver problemas en general, sino a resolverlos con el componente agregado de los procesos matemáticos o informáticos. Encontrar el éxito en estos procesos preparará mejor a los estudiantes para usar aplicaciones de codificación y computación en el futuro.

Cinco conjuntos de habilidades clave de pensamiento computacional

El pensamiento computacional incluye descomposición, generalización, pensamiento algorítmico, evaluación y abstracción. Juntos, estos pasos enseñan a los alumnos los fundamentos de cómo abordar un problema y resolverlo dentro de un contexto informático. Curiosamente, la codificación es solo una parte de este enfoque sistemático.

  1. En descomposición enseña a los estudiantes a dividir un problema en partes más pequeñas. Este enfoque les permite a los estudiantes ver el problema en partes más manejables en lugar de sentirse abrumados por todo el problema a la vez. Los estudiantes aprenden que es posible trabajar en partes del problema individualmente y luego juntarlas nuevamente para tener una solución completa. Este enfoque ayuda a los estudiantes a aprender cómo eliminar la complejidad del problema para hacerlo más manejable.

  2. Generalizando, que también se conoce como reconocimiento de patrones, desafía a los estudiantes a mirar los trozos del problema para identificar qué patrones surgen. Podría haber una parte del problema que sea familiar, que permita al estudiante aplicar una solución ya conocida o un proceso automatizado.

  3. Pensamiento algorítmico. Esto permite a los estudiantes reunir un plan paso a paso para resolver el problema. Cuando los estudiantes tienen los pasos definidos, pueden trabajar en sus aplicaciones informáticas para programar los pasos (es decir, la codificación) para resolver el problema. Esta etapa permite a los estudiantes hacer un plan y seguir ese plan para ver si proporciona la solución necesaria.

  4. Evaluación. Este es un paso importante para que los alumnos aprendan a medida que pasan por este proceso para asegurarse de que entienden cómo evaluar las formas en que la solución satisface las necesidades del problema. Este paso no se usa comúnmente en el pensamiento computacional, pero es vital para los estudiantes que desarrollan la capacidad de explicar y apoyar su solución como la mejor solución al problema. Pide a los alumnos que consideren si se han cumplido todas las necesidades del problema y por qué esta solución es la más adecuada. Este paso también prepara a los estudiantes para compartir su trabajo al preparar la evidencia del éxito.

  5. Abstracción. Este es un paso final que permite a los estudiantes reflexionar sobre el problema que se ha resuelto para ver si hay una regla general que podría establecerse dentro del sistema de computación. De esta manera, los estudiantes pueden desarrollar procesos automatizados dentro del sistema de computación para problemas similares que surjan en el futuro. Este paso también ayuda al estudiante a pulir la solución a términos más simples que hacen que sea más generalizada para aplicar a otros problemas en el futuro.

Al ver estos pasos, puede sentir que ya está enseñando estas habilidades. La mayoría de los profesores son. Son habilidades entretejidas en muchas áreas de STEM. Con el pensamiento computacional, los estudiantes aprenden a trabajar juntos para abordar problemas abiertos, ganan confianza para trabajar con problemas complejos y desarrollan agallas para continuar trabajando en el problema hasta encontrar una solución viable. El componente agregado con el pensamiento computacional, sin embargo, lleva este enfoque un paso más allá al pedirle que piense cómo está preparando a sus estudiantes para usar la tecnología cuando resuelven problemas.

¿Cómo trabajas para crear pensadores computacionales en tu aula? Considere cómo puede integrar estos pasos en sus lecciones para enseñar a los alumnos cómo abordar un problema que utilizará herramientas informáticas para crear la solución. También puede buscar opciones de currículo que cumplan con los Estándares ISTE para el pensamiento computacional al configurar problemas que empujarán a los estudiantes a desarrollar y probar sus soluciones.

Jenny Nash ha sido especialista en educación para LEGO® Educación América del Norte durante dos años. Durante este tiempo, ella ha trabajado con educadores en todos los EE. UU. Para comprender cómo llevar oportunidades de aprendizaje lúdico a sus aulas. Antes de trabajar con LEGO Education, Jenny trabajó en la Marshall University en la Facultad de Educación y realizó actividades de STEM en escuelas primarias, intermedias y secundarias en el área local. Ella también trabajó con los profesores en prácticas para completar sus experiencias clínicas. Una ex ciencia general de secundaria y preparatoria en Virginia Occidental, Jenny actualmente está trabajando para obtener su doctorado en educación en la Universidad de Florida.