Jennifer snelling
Un maestro ayuda a un estudiante con discapacidad visual a navegar contenido digital.

Imagínese pasar horas en una presentación de PowerPoint para su clase, agregando todos los colores bonitos que la harán resaltar. Pasas más tiempo comprimiendo todos los detalles del texto y editándolos para asegurarte de que toda la información esté disponible para tus alumnos. Ahora, imagina que alguien en tu clase no puede ver la presentación.

“El error más común que veo es que la gente no'No entiendo cómo se traduce la accesibilidad en los documentos”, dice Julie Johnson, especialista en tecnología de asistencia del Distrito Escolar Especial del condado de St. Louis en Missouri. “Las personas con discapacidad visual son las más afectadas por los documentos”.

Johnson ha trabajado en accesibilidad durante 16 años en escuelas públicas. También diseña instrucción para organizaciones sin fines de lucro y otras organizaciones. Ella dice que la gente se olvida de aplicar lo que saben sobre Diseño Universal para el Aprendizaje (UDL) a los documentos.

“Si alguien se queda fuera de un documento, ¿qué estamos comunicando sobre a quién valoramos?” ella pregunta. “Tengo experiencia de primera mano al ver lo que le hace a la gente no tener lo que necesita para participar. Hay dolor detrás. Es una experiencia solitaria cuando no pueden ver lo que todos los demás pueden ver”.

Para que sus documentos sean accesibles para todos, estos son algunos de los mejores consejos de Johnson.

1. Organizar para todos

Formatear su contenido de una manera lógica lo hace más legible para todos, no solo para aquellos con discapacidades visuales. Aquí hay algunas cosas a tener en cuenta.

Poner las cosas en orden lógico.

Por ejemplo, ponga una descripción antes del enlace. Este simple cambio facilita las cosas para cualquiera que navegue por el documento usando un lector de pantalla.

Escribe títulos descriptivos.

Los lectores deben poder escanear rápidamente una página y encontrar fácilmente lo que buscan. Asegúrese de que las secciones estén etiquetadas de forma clara y concisa. 

Divide el contenido en listas.

El uso de listas numeradas y con viñetas también ayuda a los lectores a escanear y encontrar las secciones que les interesan. 

Membresía ISTE

2. Presente para legibilidad

Si alguna de estas sugerencias ofende su sensibilidad de diseño, considere hacer una versión accesible por separado.

La fuente importa.

Utilice fuentes Arial o sans-serif, que son las más fáciles de leer.

Considere el tamaño del texto.

El tamaño de su texto debe ser legible con una lupa, idealmente de 12 a 14 puntos o más.

Ve por el contraste.

No utilice amarillo, verde, rojo y naranja para el texto o los fondos porque esos colores proporcionan menos contraste, haciéndolos más difíciles de ver.

“Cuando las personas colocan texto amarillo sobre un fondo naranja o texto amarillo sobre un fondo crema, los usuarios con poca visión o cualquier necesidad de agudeza informan que esto afecta la sensibilidad de contraste de un documento o presentación digital”, dice Johnson.

Además, estos colores pueden desordenar las fotos en un iPad en modo oscuro (una función de accesibilidad en el iPad). Esto también sucede en la opción de invertir en Chromebook. 

3. Usa formatos accesibles

Muchas personas con discapacidad visual utilizan un lector de pantalla, como MANDÍBULAS, para leer con una salida de texto a voz.

Elige la mejor plataforma.

Al crear documentos para los que una persona con discapacidad visual necesitará usar un lector de pantalla, es preferible Microsoft Word porque tiene la respuesta de navegación más confiable a los comandos del teclado. Otros programas tienden a saltar. Incluso cuando Johnson crea un documento en otro formato, se toma el tiempo para crear otra versión en Word. “Vale totalmente la pena ese esfuerzo extra para hacer que alguien se sienta bienvenido y visto”, dice ella.

Quédate con los PDF.

Comparta solo archivos PDF originales. Un lector de pantalla no lee capturas de pantalla ni copias escaneadas.

4. Obtenga una segunda opinión

Utilice un comprobador de accesibilidad.

Siempre ejecute su presentación a través de un verificador de accesibilidad, como Wave. Esto le dirá, por ejemplo, si el color de sus diapositivas pasa los estándares de accesibilidad de la ADA. Asegúrese de ejecutar la verificación en varios dispositivos (computadora, teléfono, tableta), ya que la lectura puede cambiar según el dispositivo.

Lectores de pantalla preinstalados usados.

Los usuarios de Mac deben ejecutar documentos a través de VoiceOver, un lector de pantalla preinstalado. narrador es una aplicación de lectura de pantalla integrada en Windows 10.

Pregúntale al público objetivo.

Si es factible, haga que las personas con discapacidad prueben sus documentos. Si no conoce a ninguna persona con discapacidad visual, busque un instituto de rehabilitación que pueda tener personas que puedan leer sus documentos o presentación y darle consejos. También es una buena oportunidad para que las personas con deficiencias visuales practiquen la autodefensa, dice Johnson.

Solicite retroalimentación.

Ofrezca un espacio en su sitio web, formularios de comentarios o marketing de eventos para que las personas con discapacidad se defiendan a sí mismas. “La accesibilidad y la usabilidad son relacionales”, dice Johnson. “Este enfoque relacional de la accesibilidad puede ayudarnos a crear esa cultura de pertenencia mientras creamos una simple diapositiva de Google”.

Los miembros de ISTE interesados ​​​​en aprender más pueden ver la grabación del seminario web de expertos de ISTE Creando para Todos: El Documento Accesible.

¡Ideas brillantes entregadas en 30 minutos! ¡Vea los seminarios web para miembros de ISTE ahora!

Jennifer Snelling (@jdsnelljennifer) es una bloguera de Eugene, Oregon, que escribe sobre los educadores que utilizan la tecnología para empoderar a los estudiantes y cambiar la forma en que aprendemos.